Historia de Jerez

Fundada hace más de 3000 años como colonia fenicia con el nombre de “Xera”, pasando a ser más tarde asentamiento de griegos, romanos y visigodos. De dicho nombre derivan los sucesivos de Ceret, Serit o Seritium y el musulman de Xerez Sadunia y el cristiano Xerez Sedueña.

Conquistada por los árabes quienes fortificaron la ciudad sobre el siglo XI pudiéndose contemplar aún restos de la muralla por la ciudad.



Jerez comienza a reconstruirse y convertirse en una ciudad cristiana, se le concede su escudo de armas y se realizan las reparticiones de suelos y casas.

Durante el emirato, Jerez se convierte en una ciudad de gran importancia militar y económica siendo por entonces ya conocida su ganadería caballar.

En 1255 Alfonso X reconquista Jerez y es el 9 de octubre de 1264 cuando la ciudad se incorpora a la Corona de Castilla, día de San Dionisio de Aeropagita, patrón de la ciudad desde entonces.


La ciudad se va consolidando y su economía se impulsa progresivamente. En 1477 vienen los Reyes Católicos a la ciudad. A partir de este momento el comercio experimenta un gran auge, sobre todo el de los vinos, que se exportan ya a Portugal y a los países nórdicos, para hacerlo posteriormente a Inglaterra y Francia.

Poco a poco la ciudad cobra un impulso enorme gracias al aumento de las explotaciones de trigo, aceite, fruta y por supuesto de su vino, reconocido internacional,cuya fama es cantada por Shakespeare y Góngora como un don del Cielo, y gracias al cual Jerez ha traspasado fronteras.